Delphi, Central Greece, Greece

WHERE WOULD YOU LIKE TO GO?

Delphi, Central Greece, Greece

Ruinas de Delfos

Delfos, uno de los más famosos lugares de culto de Grecia

Delfos, situada en las laderas del Monte Parnaso, por encima del Golfo de Corinto, es uno de los más famosos lugares de culto de Grecia, famoso en todo el mundo de la Grecia Antigua y más allá por su santuario de Apolo y el santuario de su oráculo. EL sitio está en las listas junto con la Acrópolis de Atenas, Olympia y la isla de Delos como uno de los sitios más importantes del periodo clásico de Grecia; y la riqueza de sus restos antiguos combina su magnífica ubicación en la montaña hacen de Delfos uno de los puntos álgidos de una visita a Grecia.

Las dos peñas conocidas como Phaidriades (Las Resplandecientes), Phlemboúkos (Flameante) y Rodiní (la Roja), encierran un barranco rocoso que contiene la fuente Castalia, en tiempos antiguos había un santuario a la Madre Tierra, Gea, guardada por un gran dragón llamado Pitón. El mito relata que el dios del Sol, Apolo, mató a Pitón y tras un tiempo de expiación en el valle de Tempe en Tesalia, se convirtió en el señor del santuario como Apolo Pitio. El momento en el que ocurrió este cambio está indicado por el hecho de que los ídolos femeninos que se entregaban como ofrenda en el santuario comenzaron a dar paso a los ídolos masculinos en el siglo IX A.C.

Pero aunque la deidad masculina había así desplazado a la diosa anterior, una mujer todavía jugaba el papel central en el culto del oráculo de Delfos, que estaba a la altura de Olympia como santuario pan helénico. Esta era la Pitía, quien se sentaba en un trípode en el santuario más profundo del templo y cuyas tartamudeantes palabras “oraculares” eran transmitidas por sacerdotes y profetas a aquellos que buscaban el consejo del oráculo, Durante los tres meses de invierno Apolo viajaba al norte a la tierra de los Hiperbóreos y era reemplazado por Dionisio. Las profecías del oráculo continuaban durante este periodo.

Muchas de las profecías del oráculo son conocidas, datan de los tiempos micénicos (segundo milenio A.C.). En esos primeros tiempos el oráculo le dijo a Orestes que podía expiar el asesinato de su madre yendo a buscar la imagen de culto de Artemisa del Tauro en Escita. En tiempos histórico tres de las profecías de oráculo fueron particularmente notables. Sobre el 680 A.C. dirigió a los habitantes de Megara para fundar la ciudad de Bizancio en el Bósforo (la futura Constantinopla). En el 547 A.C. le dijo a Creso, rey de Lydia en Asia Menor, que si cruzaba cierto río destruiría un gran reino: después de lo cual Creso cruzó el río Halys y fue derrotado por los persas, destruyendo así su propio reino. En el 480 A.C. el oráculo declaró que Atenas, por entonces amenazada por los persas, sería invencible tras una muralla de madera; y así fue cuando la flota construida por Temístocles (la “muralla de madera”) derrotó a los persas en la batalla de Salamina. Tal y como muestran estos ejemplos, el oráculo de Delfos, que llegó a la cima de su influencia en los siglos séptimo y sexto A.C. jugaron un papel en el establecimiento de colonias griegas y en llegar a decisiones políticas; y no menos significativa fue la influencia de Apolo, el díos que garantizaba la expiación y que hacía las leyes, en el desarrollo de la ética y la ley griega.

Los receptores de los consejos del oráculo expresaban su gratitud con ofrendas votivas, que trajeron gran riqueza a Delfos, muchas de ellas guardadas en tesorerías construidas en las ciudades individuales. Mucho de esto se ha perdido, pero algunos objetos importantes todavía se pueden ver en el museo de Delfos; y la columna Serpentina de bronce erigida en Delfos en el 479 A.C. tras la victoria de Atenas sobre Persia en Plataitai todavía se puede ver en el hipódromo de Estambul.

Delfos disfrutó de un periodo final de prosperidad en el reinado de Adriano (segundo siglo A.D.), pero terminó sus días dañada por un terremoto y el edicto de Teodosio I en el 392 A.D. cerrando todos los santuarios paganos. Después el pequeño y modesto pueblo de Kastrí creció entre las ruinas del templo. El sitio fue redescubierto por el arqueólogo alemán Ulrichs, y excavado por arqueólogos franceses desde 1892 en adelante. Una visita a Delfos consta de tres partes: el templo de Apolo, con el estadio; la fuente Castalia y el templo de Atenea en Marmariá, y el Museo.

23-04-2014 - Marco P.

Members


Publicity

We are sociable

© 2018 by Garagu.com